sábado, 12 de abril de 2014

“Circo Varado” 1999 - Victor M. Díez


Noche de magia. Maestro desaparecedor
anuncian los altavoces. Escapismo.

Hacer un arte de la oquedad.
Pero no hay escapatoria.
La identidad es una lápida repetida
que cada amanecer cae en sus brazos
como un hijo abandonado.

Por eso anhelan madres amnésicas
que sepan confundir sus llaves bajo las nevadas
y no recuerden ni sus nombres ni sus rostros.

miércoles, 2 de abril de 2014

“Cajas de música difíciles de parar o el desencanto de Nacho Vegas” 2012 - Carlos Prieto


Paso les hores muertes 
mirando´l fumo, mirando´l fumo. 
La lluna, ella sorríe 
y yo me consumo. 
Y ye la canción de la duermevela, 
y ye la canción que na mio alma suena. 

Cuando diba dormime 
llegó la Muerte, llegó la Muerte. 
Acarició mio cuerpo 
y leyó mio mente. 
Y ye la canción de la duermevela, 
y ye la canción que na mio alma suena. 

Ella faló despacio, 
díxome "fíu", díxome "fíu". 
Yo-y respondí "mios padres 
son el olvidu 
y la canción de la duermevela, 
y la canción que na mio alma suena." 

Sabe dulce esta nueche 
que nun termina, que nun termina. 
Sabe dulce ente´l fumo 
de la heroína. 
Y ye la canción de la duermevela, 
y ye la canción que na mio alma suena. 

Una cosa na vida 
ten por segura, ten por segura: 
al final sólo hai soledá 
y amargura. 
Y ye la canción de la duermevela, 
y ye la canción que na mio alma suena. 

Y aunque agora otra vuelta 
se fae de día, se fae de día, 
na mio mente pervive 
la melodía 
de la canción de la duermevela, 
de la canción que na mio alma suena.

miércoles, 19 de marzo de 2014

“Vaterías” 1973 - Antonio Sanchez Tarazaga


Cuando se piensa con los pies se suele andar de cabeza
----
Quien te da un hueso no quiere verte muerto. 
En efecto, no quiere verte muerto. Pero sí que te mueras.
----
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Así que a divertirse en seguida.
----
Más vale tarde que nunca; más nunca que mal .

jueves, 6 de marzo de 2014

Leopoldo María Panero 16 junio 1948 - 5 marzo 2014


Leopoldo María Panero 16 junio 1948 - 5 marzo 2014


Quizás no hay mas libros, que puedan tocar el alma como lo hacían los de Leopoldo.

Como le dijo Carlos Ann: Nos veremos en el Infierno.

No te lloraremos, simplemente te recordaremos todos los días. 

Gracias por tu poesia.

viernes, 21 de febrero de 2014

“El baúl de los disfraces” 1971 - Jaime Salom



(Los jóvenes se ríen. Al salir, ELLA se
vuelve y con mucha coqueteria hace sonar la trompeta.)

ELLA
Ttttuuuutttt. ..

JUAN
(Remedándola de no muy buen humor.) Ttuuuttt.
¡Pues sí señor, me alegro y me alegro! (Al salir el
NIETO cierra la puerta, con lo que cesa la música
del Carnaval.) Pero ¿será capaz de cerrarme con
llave? ¡Como si me importara gran cosa! Cuando
quiera salir, paso por la terraza a1 jardín... ¡y que
me busque!... (Abre el balcón. Se estremece de
frío.) Brrrrrrr. (Por el puro que tiene en la mano
y del que quita ceremoniosamente la anilla.) 
«Romeo y Julieta.» (Recitando.) «Es la alondra quien
canta, la mensajera de la mañana, no el ruiseñor»...
 (Dudando.) ¿O eso es de Ote1o?... (Mirando
 la botella de coñac.) Carlos Primero, un tío
grande. Batalla de Lepanto, Juan de Austria, El
Escorial... ¿O ese era Felipe Segundo? (Perplejo
un instante.) Decididamente, hijo, estás hecho
 un viejo... muy Viejo..., lo que se dice, un car-
camal. (Buscando en la librería II.) Moliere, Maugham,
 Mauriac, Miró, «Marcelino, Pan y Vino». (Saca el libro.)
 Me 1o sé de memoria, pero es el único
que aún me distrae. (Se sienta en el sofá. Enciende el
 habana. Tose.) Desde luego, estos habanos
no son los de antes... (Se sirve coñac y bebe.) 
Y este coñac... cada día es más fuerte. (Casi se duerme.)
 ¿Eh? ¿Eh? Estaría bueno que, por no querer
 meterme en la cama, terminara por dormirme aquí...

(Coge el libro y se dispone a leer. Por la
puerta del balcón entra ELLA. Viene vestida
 con una malla negra y un pequeño
antifaz negro. Pasa al medio de la escena.
 Con toda naturalidad se quita el antifaz,
 y Sacando del bolso una polverita y
un espejo se arregla la cara. JUAN, que
nota un poco de aire —pues ELLA ha dejado
 el balcón abierto—, se levanta y lo cierra.)

ELLA
¡Hola!

JUAN
¿Eh?. .. Perdón, señorita, no la había visto.

ELLA
Adivina mi disfraz... Noche sin luna... ¿Te gusta?
¡Qué buena idea! Nada mejor que un copazo, para
empezar bien. (Se le bebe la copa de coñac.) 
Pero déjame Ver. .. ¿De qué vas tú?

JUAN
Pues. . .

ELLA
Date una vuelta... (El obedece.) ¡Bravo! ¡Disfrazarse
de viejo, qué ocurrencia!... Y no te falta detalle.
(Ríe.) ¡Formidable, formidable! ¿Bailamos?

JUAN
Yo bien quisiera, señorita...

ELLA
¡Pero, hombre, qué serio! ¡Es Carnaval!, ¡es noche
de locura! ¿No sientes deseos de reír sin ton ni
son, de correr, de saltar? ¿Sabes qué me gustaría?
 Patinar por el cielo, como si fuera una pista
de hielo negro..., y jugar con esa pelota blanca
que es la luna... y luego apagar las estrellas una a
una. .., como velitas de un pastel de cumpleaños...
No, tranquilízate, no estoy chalada. Ya sé que es
imposible, pero esta noche basta con cerrar los
ojos bien fuerte... y todo puede ser. (Invitándole 
a bailar.) Anda, chato, se simpático. Sólo un
baile.

JUAN
Señorita, aquí hay un mal entendido que quisiera
aclarar.

ELLA
¿Un...?

JUAN
Se trata de mi disfraz. Bueno, me temo que ha
sufrido usted una pequeña confusión... Yo..., es
decir..., no voy disfrazado, en absoluto... Soy
así... No sólo en Carnaval, sino... siempre.

ELLA
¿De veras?

JUAN
Lo siento, señorita.

ELLA
(Observándole, dando una vuelta a su alrededor.)
Quieres decir que... verdaderamente... eres...,
¡bueno!...,un...

JUAN
(Dramática) Un viejo, sí.